Todo lo mío, no es tuyo

Redacción Editorial Phrònesis

Es más sano pensar en tu espacio, mi espacio, y un espacio común; tus amigos, mis amigos, nuestros amigos; tus libros, mis libros, nuestros libros;  tus gustos, mis gustos, nuestros gustos. En fin: lo tuyo, lo mío y lo nuestro. Las buenas parejas están solo parcialmente superpuestas y dejan una zona de respiro donde puedan moverse cómodamente. El amor absorbente es destructivo.     

No se trata de defender la indiferencia y el egoísmo interpersonal, sino aclarar hasta dónde es capaz de negociar su privacidad cada miembro de la relación. Por ejemplo, es más fácil compartir el dinero, que los pensamientos que tenemos escondidos.

Es más fácil decir: “Mis bienes materiales son tuyos”, que decir: “Mi mente y mi alma te pertenecen”. Una cosa es prestar el computador y otra entregar la clave de acceso personal.

Los psicólogos llaman territorialidad a la zona de reserva personal a partir de la cual nos sentimos violentados o incómodos si alguien la traspasa. Se trata tanto de la “cantidad” de espacio/tiempo ocupados, como de la “calidad” de los mismos.

Hay momentos especiales, resquicios mentales, lugares íntimos y objetos particulares, que no se nos da la gana compartir y no queremos que entren en ningún bien comunitario o ganancial.

Una relación totalmente superpuesta, que no respete el territorio del otro, con el tiempo suele convertirse en un infierno. Nos guste o no, hay momentos que son exclusivamente personales, que no están diseñados para dos sino para uno.

Teniendo esto en cuenta, Walter Riso reunió 5 de sus obras para conformar una colección llena de poder liberador en el amor. En ella encontrarás:

  • La novela “Amor, divina locura”.
  • El “Manifiesto para la liberación afectiva”.
  • El documento “Los caminos del perdón”.
  • Mi más reciente obra: la “Guía práctica para descubrir el poder sanador de las emociones”.
  • La “Guía práctica para vencer la dependencia emocional”.

Esta compilación te enseñará a ser desprendido y generoso con tu pareja sin perder tu identidad ni sentirte invadido o despojado. Comienza el recorrido por sus páginas aquí: ⬇