¿Te has felicitado a ti mismo?

Redacción Editorial Phrònesis

Lo que nos decimos a nosotros mismos determina en gran parte nuestra manera de sentir y actuar. Por muchas cuestiones de la vida olvidamos expresar que realmente valemos y que somos importantes hacia nosotros, no está de mal hacerlo de vez en cuando. Debemos tomar el autoelogio como una constante en nuestras vidas.

Pero, ¿qué es el autoelogio? Cuando hablamos de autoelogio nos referimos a una manera positiva y/o constructiva de hablarte a ti mismo y felicitarte cuando crees haber hecho bien las cosas. Los autoelogios (por ejemplo: “¡Qué bien lo hice!”, ¡Estuve genial!”, “¡Me gusta mi manera de ser!“) suelen ser tan o más importantes para nuestra autoestima como los refuerzos externos.

El siguiente método te ayudará a adquirir la sana costumbre de autoelogiarte:

  1. El primer paso es hacerte consciente de cómo te tratas y de lo que te dices a ti mismo. Esto se logra llevando un registro detallado durante una o dos semanas, donde figure el comportamiento susceptible de autoelogio y lo que te dices después de realizarlo.
  2. El segundo paso es estar pendiente, ya sin anotar ni llevar registros, si te elogias, o no, cuando haces algo bien hecho. En las etapas iniciales, el autoelogio debe ser en voz alta (a solas) para que te puedas escuchar: “¡Eso estuvo bien!”, “¡Genial!”, etc.
  3. El tercer paso consiste en autoadministrarte el autoelogio en voz baja, hasta que se convierta en pensamiento o en leguaje interno. Hablarte a ti mismo en silencio, pensar bien de ti y decírtelo, susurrártelo a ti mismo.
  4. El cuarto paso es ensayarlo bastante, para que a través de la práctica se afiance y se vuelva automático, tal como hacemos cuando aprendemos a manejar un automóvil o escribir en el ordenador.

Si entendemos y practicamos este método con disciplina sabremos felicitarnos a nosotros mismos, de esta manera podemos garantizar que reconocemos nuestro esfuerzo y sacrificio diario.

El autoelogio, como cualquier reforzador, debe utilizarse de manera discriminada, es decir: debe ser selectivo para que no se desgaste y pierda su poder. Tú eliges qué conducta vas a autoelogiar, pero si quieres mantener su capacidad motivadora, no lo utilices compulsiva y ciegamente. No lo malgastes. Autoelógiate cuando pienses que vale la pena, consideralo un regalo especial para ti.

Ahora es el momento de hacerte un regalo que seguramente traerá cambios positivos a tu vida más que nunca. Accede a la conferencia virtual “Enamórate de ti” a un precio especial, en esta conferencia dictada por Walter Riso, se abordará este tema con la claridad y espontaneidad que caracterizan al autor, aportando sencillez a la delgada línea que separa autoestima de narcisismo. Abrirá un espacio de reflexión interior que nos permita reconocer, sin vergüenza ni falsa modestia, las fortalezas y virtudes que poseemos, para integrarlas al desarrollo de nuestra vida y volcarlas a los demás de manera efectiva y compasiva. Aprovecha y permítete amarte a ti mismo con esta espectacular promoción: