SEXO A SOLAS

Un hombre escribió:

Encontré a mi esposa por la mañana masturbándose en el baño. No lo podía creer. La noche anterior habíamos tenido sexo y todo estaba bien. Le dije de todo y la traté como a una cualquiera. A la semana me arrepentí, pero sigo ofuscado con ella y no le hablo. Lo que me mortifica es pensar que yo no le basto.

Si tu pareja se masturba no significa necesariamente que esté insatisfecha contigo. Es más, muchos hombres y mujeres incrementan su interés por la masturbación luego de tener relaciones, donde recuerdan y reviven aquellos momentos de placer. El hombre que escribió, quizás por falta de información, por inseguridad personal o por sus creencias, interpretó que la autoestimulación de su esposa era algo malo o inapropiado y que además él no llenaba las expectativas sexuales de ella.

El hombre podría haber actuado de otra manera y ver en esa situación una oportunidad para acompañarla en sus juegos, si ella estuviera interesada. Si hay confianza, el lenguaje ayuda: «¿Tienes ganas?», «¿Quieres que te ayude?» o «Me gustaría que lo hiciéramos juntos, si no te molesta» (suele excitar mucho a las parejas masturbarse al tiempo mientras se miran).

Para tener en cuenta

Independientemente de lo anterior, el sexo a solas no deja de ser una costumbre que se disfruta, que nada tiene que ver con infidelidad. Piensa que gracias a tu fantasía puedes volar y entablar una relación especial con tu cuerpo. Basta que tu mente suelte el ancla de los tabúes y comience a soñar e imaginar. – Walter Riso.

Fragmento de: Walter Riso. “Las mayores estupideces que hacemos por amor”