Se me acabó el amor, ¿Y ahora qué?

Redacción Editorial Phrònesis

Aunque las rupturas amorosas ocurren todo el tiempo, enfrentarse a una nunca será tarea sencilla. Reunir las condiciones perfectas para decirle a la otra persona que “ya no vas más” es prácticamente imposible, pero puedes sacar de tu caja de herramientas todo el tacto, estilo y sabiduría para suavizar al máximo el “golpe” de una ruptura amorosa si usas las siguientes tácticas:  

Couple sitting back with problems boyfriends

Elige un lugar agradable donde nunca hayan estado juntos

No cometas el error de escoger el lugar donde se conocieron, se dieron su primer beso o solían disfrutar sus platillos preferidos. No hay por qué dañar los recuerdos agradables. Un sitio diferente y acorde con la actitud amable que llevarás puesta durante toda la velada es ideal. No te esmeres demasiado, nadie quiere recordar las playas de Cancún con el dolor de una ruptura amorosa. Lo más sensato es escoger un lugar donde sea poco probable que alguno de los dos regrese. Eso sí, ten en cuenta que sea público, con mucha gente alrededor, así reducirás la probabilidad de que espectáculos dramáticos o escenas novelescas hagan aparición.

Dícelo sin rodeos y de frente

Ante todo, demuéstrale respeto a la otra persona, sin importar la razón por la que se desvanece la relación, él o ella merecen una explicación directa, clara y diplomática. Este incómodo momento (para ambos) requiere de toda la madurez por parte de los dos, pero tú, quien toma la decisión de terminar, debes dar el ejemplo.

Ni se te ocurra dar la noticia a través de un amigo, por Whatsapp, Facebook o e-mail; así sólo te haya tomado una semana de relación para darte cuenta que las cosas no funcionaron, debes sacar a flote toda la ética y sensatez posibles. “Al mal paso, darle prisa”, pero con dignidad.

Usa la verdad y nada más que la verdad

Ten claras las razones por las cuales decides alejarte, este es el momento por excelencia de dar explicaciones. Ármate de valor, no temas usar la honestidad. Sí, seguramente vas a herir su ego, pero las verdades dolorosas fortalecen, ponen los pies sobre la tierra y ayudan a evolucionar.

Cuando usas “mentiras piadosas” o clichés (“no eres tú, soy yo”) das la impresión de estar burlándote de la situación y la otra persona se siente menospreciada y herida en su autoestima.

Manténte firme en tu decisión

Aunque ninguno de los dos se va a morir por terminar la relación, hay un vínculo afectivo que ya no vivirá más. Debes asumir el final de ese capítulo en tu vida como un libro sin secuelas: no se escribirá una segunda ni tercera parte.

Si en realidad te sientes más cómoda o cómodo sin tu pareja, la ruptura debe ser irrevocable. Pedirle “un tiempo” o la posibilidad de “seguir siendo amigos” dejará siempre una semilla de falsa esperanza en el terreno.

Tampoco te dejes dominar por los momentos de debilidad, si la soledad y la nostalgia te están matando o te pasaste de tragos y sientes el deseo de llamar, escribir o tomar un taxi e ir a su departamento, no solo estás hundiendo el dedo en la llaga, sino haciéndola más grande. Por supuesto, si quien lo hace es tu “neo-ex”, debes evitar al máximo que estas reacciones prosperen.

No uses las redes sociales para desahogarte

Si tenías tanta prisa por terminar tu relación que necesitas gritarlo a los cuatro vientos, vete a algún enorme campo despejado y solitario o ve a tu habitación, hunde la cara en una almohada y desahógate con todas tus fuerzas.

No necesitas publicar tu libertad en las redes sociales, aunque eres libre de manejarlas como bien te parezca, lo más prudente es dejar un tiempo considerable antes de hacerlo, así dejarás un espacio para que las heridas se curen.

Si quieres compartir tu nuevo estado con tus amigos, seguramente te sentirás mejor si te reúnes con ellos personalmente, se toman un café y disfrutan de una amena conversación.

Lo más importante es siempre mantener un trato respetuoso. Sea por la razón que sea, estás en la plena libertad de terminar con una relación que ya no te hace feliz, te incomoda o no va de acuerdo a tu plan de vida. Debes procurar que esta difícil situación se simplifique al máximo, con honestidad y mucho sentido común. Así es el amor, complejo y cambiante. Para entenderlo mejor, reunimos, junto a Walter Riso, una colección con sus mejores títulos acerca de este fascinante sentimiento que te ayudarán a afrontar las diferentes circunstancias que se derivan a partir de él. Aquí encontrarás:

  • La novela “Amor divina locura”.
  • El audio-libro “Hablemos de amor con Walter Riso”.
  • El video-conversatorio  “El amor, desde el punto de vista juvenil”.
  • Su más reciente documento, el “Manifiesto para la liberación afectiva”.

Podrás adquirirlas y consultar más detalles sobre cada una de estas obras a continuación.