¿Qué sabes sobre la cronopatía? La obsesión por aprovechar el tiempo

Muchos nos preocupamos demasiado por aprovechar al máximo nuestro tiempo y hacemos hasta lo imposible para conservar el récord personal de días productivos. El hábito no escapa a la práctica común: Marian Rojas Estapé, autora del libro Cómo hacer que te pasen cosas buenas, opina en su web oficial: “Hoy en día, vivimos expuestos a un convencimiento que resulta muy perjudicial para la sociedad: que la prisa y la aceleración producen mayores y mejores resultados”.

¿Por qué estamos cada día más obsesionados con el tiempo?

Nadie puede negar que vivimos en una era donde la velocidad y las prisas son parte de nuestro día a día. Los horarios ajustados y la enorme agilidad con que debemos hacer nuestro trabajo es cada vez más evidente; el ritmo de vida se desarrolla de forma intensa y, todo lo que hoy funciona, mañana carecerá de valor.

Los entendidos sugieren que la sensación de que el tiempo vuela nos ha convertido en personas impacientes, que no saben escuchar ni disfrutar del presente.

Se pierden cosas más valiosas

El ajetreo y la obsesión por el tiempo pueden hacer que perdamos oportunidades especiales e irrepetibles. Nos negamos a mirar hacia otro lado, así que la vida transcurre sin nuestra participación, y no se detienen.

Descansar es una necesidad básica del ser humano, sin ella, el equilibrio físico y mental se ve alterado, por lo que es alarmante saber que la sociedad en general se encuentra activa día y noche sin parar. 

La autora nos invita a aprender a parar para poder observar y disfrutar. “¿Te has fijado que para observar y contemplar de verdad hace falta pararse? Corriendo no se percibe la belleza”, es una de sus reflexiones.  

Es hora de intentarlo. Detente al menos una vez al día y permítete apreciar lo que hay a tu alrededor, en especial las personas que están cerca de ti.

Toma un buen café, sal a caminar o reúnete con familiares, siempre y cuando sea sin pensar en las tareas que tienes pendientes. Déjate llevar, a veces la vida tiene cosas muy buenas solo esperando que te relajes.