¿Qué condena a ciertos amores a la muerte?

Redacción Editorial Phrònesis

Hace más de 30 años, el psicólogo Robert Sternberg publicó lo que aún hoy se conoce como «Teoría Triangular del Amor», un modelo que no solo permite comprender por qué algunos amores se conservan intactos y duran toda una vida, sino por qué se marchitan y mueren otros, a veces a destiempo y a deshoras, sin culpa y sin remedio, como si no hubiese existido nunca entre ellos el lazo del afecto.

La pasión busca amantes, el amor verdadero busca cómplices.

Sternberg explicó esto dividiendo en siete dimensiones los segmentos de un triángulo cómo el amor consumado, aquel que muchos llaman «amor verdadero» o «amor de la vida», se compone de tres elementos que dependen el uno del otro para dar cuerpo y forma a la perfección: la intimidad, la pasión y el compromiso. 

La primera se apoya en la confianza, la proximidad que une a dos personas y que, poco a poco, da solidez a un vínculo donde las emociones y los sentimientos se desnudan sin que la vergüenza los opaque.  

La intimidad se manifiesta, así, en la certeza casi mágica de ser entendido por el otro; como si cada cual fuera un reflejo de su pareja. La pasión conjuga el deseo sexual y el placer físico que sólo se obtienen a través de la unión de los cuerpos. Y el compromiso se basa en la apertura, la decisión y voluntad con que una persona se dispone a compartir su vida con otra, a pensar y actuar por un «nosotros».

De las siete dimensiones de la pirámide, seis se componen de sólo dos elementos y una, el amor consumado, de tres. De este modo, Sternberg distingue seis tipos de amor ajenos al «amor verdadero» que, al no mostrar componentes sólidos (intimidad, pasión o compromiso), podían tornarse planos y vacíos con el tiempo hasta que se disuelven, definitivamente. 

Pero, ¿qué condena a ciertos amores a la muerte? ¿Qué le da continuidad al amor consumado a pesar de los encuentros y desencuentros del día a día? ¿Son la intimidad, la pasión y el compromiso igual de importantes o existe acaso un punto clave, un secreto para el amor eterno?  

Si bien el placer físico es un ingrediente fundamental para que una relación se conserve y logre la solidez para hacerlo durar muchos años, los estudios han demostrado que el sexo no es una dimensión capaz de influir sobre el desarrollo de las otras. El número de encuentros sexuales no garantiza una apertura más fuerte al compromiso o la cercanía emocional. Dicho de otra manera: el sexo por sí solo no basta; pero tampoco basta el amor. 

En junio de 2015, investigadores de la Universidad de Purdue y la Universidad de Chile publicaron los resultados de un estudio cuyo objetivo era definir el grado de importancia de la amistad en parejas que, a pesar del tiempo, seguían amándose con la misma pasión e intensidad. La investigación tomó en cuenta cómo influía el tiempo compartido en actividades afines en más de 300 parejas divididas en dos grupos de estudio y concluyó que el amor, el compromiso y el placer sexual crecen con el paso de los años cuando, además de existir contacto físico y estabilidad, ha nacido en la pareja un cierto compañerismo  alimentado de la confidencia y el juego (camaradería). Cuando los amantes también son cómplices.  

«La evidencia revela que la amistad es un predictor sólido y positivo de relaciones basadas en el amor, el placer sexual y el compromiso», explica Laura E. VanderDrift de la Universidad de Purdue, «y que estos beneficios se obtienen de la amistad y no de otros aspectos individuales, como el placer sexual».   

La idea del amor como un elemento que puede ser «buscado» o «encontrado» es condenar un amor a muerte.

La convicción del placer físico como una prueba de amor o de los impulsos ingobernables del cuerpo que llevan a sentir y actuar de cierta forma como la auténtica muestra de un romance para toda la vida, es la vía principal que conduce al desengaño y la decepción. Cuando el tiempo abre las puertas a la realidad: un estado donde el amor es libre y exento de retenciones.  

La efervescencia, la agitación y el hormigueo que entumece las yemas de los dedos eventualmente desaparecen y entonces, cuando el espejismo del enamoramiento acaba, sólo queda una cosa: el amor construido o la nada.  

Un amor que se alimenta día a día de sueños, ideales, tristezas e insomnios vividos entre dos es un amor basado en la amistad. Compartir el mismo tiempo y espacio sin un vínculo real de cercanía no es suficiente, sólo cuando la intimidad y la confianza crecen con cada anochecer y despertar somos capaces de llevar a cabo dos tareas fundamentales: mostrarnos tal y como somos y animar al otro a mostrarse tal y como es.

La humildad y transparencia de la amistad nos permite aceptar a quien amamos con todo sus sentimientos y pensamientos, sin altas expectativas de una «versión mejorada» que suele brotar del egoísmo. Y es ahí donde nace la inmortalidad que une a los cómplices de vida: en la certeza de poder SER sin apariencias ni máscaras y sentirse amado a satisfacción SIENDO.

¿Sientes este tipo de conexión con tu pareja? Si no es así, ¿te gustaría tenerla?  Por supuesto, cada día en unión traerá mucho por enseñarnos, es un proceso constante que construye el amor en pareja día tras día y lo hace evolucionar incesantemente. En tus manos está cultivar tu relación. El amor es un maravilloso sentimiento que aún encierra innumerables misterios. Aunque vas a descubrir muchos con el paso de los años, hoy queremos señalarte algunos aspectos adicionales que, probablemente, no conozcas todavía y te ayudarán a construir una relación más duradera con quien amas.  

Hemos logrado reunir en un interesante paquete, cuatro obras del psicólogo y escritor Walter Riso, donde muestra de un modo entretenido diferentes puntos de vista acerca de la experiencia del amor. Allí encontrarás:

  • La novela «Amor divina locura».
  • El audio-libro «Hablemos de amor con Walter Riso».
  • El video-conversatorio «El amor, desde el punto de vista juvenil».
  • Su más reciente documento, «Manifiesto para la liberación afectiva».

Esta selecta compilación de obras cuenta con un valioso contenido, práctico y de sencilla comprensión. Encontrarás argumentos variados, novedosos e ingeniosos que enriquecerán tu salud emocional. Conócelos detalladamente a continuación.