¿Por qué algunas personas creen que tú “les perteneces”?

Redacción Editorial Phrònesis

Hay ciertos aspectos imprescindibles a la hora de llevar una vida en pareja afectiva exitosa; la solidaridad y la reciprocidad son dos muy buenos ejemplos. Sin embargo, ninguno de ellos tendrían sentido si no existiera el respeto a los derechos del otro. 

ía o mío”, no son otra cosa que la sintomatología de una necesidad imperiosa de posesión que suele traducirse en emociones tóxicas, destructivas y oscuras como los celos, el rencor, la ansiedad o la depresión.

Si bien es cierto que no es sencillo de lograr, el amor digno se sitúa en un punto medio entre “ser totalmente para el otro” y  “ser totalmente para sí”. No se trata de excusión, sino de asertividad, siempre y cuando sea capaz de discernir claramente el territorio de sus reivindicaciones y marcar límites.

El concepto del amor digno descansa sobre dos pilares que la cultura del amor incondicional ha desechado:

(a) El respeto. (b) la defensa de los derechos humanos.

Walter Riso califica como “tajante” la premisa a seguir: “Si no eres capaz de amar y que te amen con dignidad, mejor no ames”. 

Encuentra en la “Guía práctica para no sufrir de amor” del psicólogo y escritor Walter Riso las razones puntuales, claras y muy válidas que explican cada uno de estos puntos, acompañadas de diferentes técnicas y poderosas herramientas enfocadas en hacer que vivas el amor saludablemente. Conoce más de esta interesante obra a continuación: