“No te necesito, te prefiero”

Redacción Editorial Phrònesis

Si un día cualquiera le dijeras asertivamente a tu pareja: “No te necesito, te prefiero”, es probable que ella te mire con suspicacia y pregunte:
– “¿Qué significa exactamente eso que dijiste?”.
Y tendrías que explicárselo con lujo de detalles, so pena que la confusión se transforme en polémica y luego en discusión. Le podrías decir:
– “Significa, mi amor, que el corazón me indicó el camino hacia ti, me hizo descubrirte y acepté transitarlo: yo, mi mente, mi decisión, mi voluntad. Significa que te amo porque quiero amarte, porque te elijo”.

Y si no lo entiende, explícaselo otra vez. Pero si sigue sin comprender, huye lo más lejos posible. Analicemos en detalle las implicaciones que tiene una afirmación como: “No te necesito, te prefiero”, en el amor de pareja:

“No te necesito” 

En primer lugarquiere decir que tu pareja no es absolutamente imprescindible e indispensable para que seas feliz. La persona que amamos “contribuye” a nuestra felicidad, es verdad, pero no la “determina”.

Afirmar con el corazón en la mano, casi sangrante: “¡Dios mío, te necesito tanto!”, no es una muestra de amor sino de carencia exacerbada. La necesidad desesperada por el otro es un arma de doble filo que termina por esclavizarte. Si la persona que amas es imprescindible para tu bienestar y autorrealización no tienes una pareja, sino un amo o una religión.

No es lo mismo decir: “Eres lo mejor en mi vida” a expresar: “Eres lo único” ¿Qué independencia emocional puedes tener si forzosamente requieres de su presencia para que tu vida tenga sentido?

En una posición más razonable, haría a un lado los absolutismos: “Podría estar sin ti y, aun así, seguir con mi vida e intentar ser feliz”. ¿Desamor? No. Emancipación afectiva, autogobierno, así de sencillo, así de maravilloso.

Ten en cuenta que no me refiero a necesidades secundarias, elementales y cotidianas, como por ejemplo: “Necesito que me ayudes a tender la cama”, “Necesito que me ayudes a colgar la cortina”, “Necesito que me hagas masajes en la espalda” o “Necesito un abrazo”, es decir, mini ayudas, auxilios o mimos localizadosde lo que hablo es de la necesidad vital o de la exigencia del otro como un sustento de la propia existencia, como un vacío extremo que hay que llenar o un déficit de vida o muerte que se debe subsanar.

En segundo lugar, significa que no estoy contigo para subsanar una carencia o resolver un problema personal. No estoy contigo porque suprimes una falta, satisfaces una tendencia o corriges una situación. El amor correctivo, el amor terapeuta o el amor de prótesis son pseudo amores. La consigna es como sigue: “Lo que me empuja hacia ti no es la carencia de algo que tu completas o logras transformar, sino el disfrute de ti en pleno. La vivencia de lo que eres, más allá de las ganancias secundarias originadas en mi problemática personal”.

“Te prefiero”

Ahora, en tercer lugar, afirmar “Te prefiero” significa que te elijo entre muchas opciones. Que nos elegimos. No es solo Cupido quien me flecha, decide por mí y me arrastra, no es mi corazón herido o convulsionado quien te busca, también soy yo, en pleno uso de mis facultades, quien haciendo uso de la razón (o lo que queda de ella) decide hacerle caso al sentimiento que empuja y empuja. No hablo del enamoramiento, sino del amor. “Te prefiero”, te deseo, no como un analgésico, sino como pura alegría. ¿Cuál alegría? Parafraseando a los filósofos Comte-Sponville y Spinosa: la alegría de que existas.

En conclusión. La frase: “No te necesito, te prefiero” se refiere en última instancia a los grados de libertad posibles que como persona podemos llegar a disponer en el amor: la posibilidad de elegir en el amor y que nos elija y seguir siendo dueño de uno mismo.

Para desapegarse, hay que tener un espíritu rebelde, debes ser irreverente con las causas del apego. Pero rebeldía no es salir gritando contra las cosas, sino romper esos esquemas básicos de autodestrucción en los que estás metido y establecer luego un nuevo paradigma de vida. Ser desapegado es, en cierto modo, ser un subversivo del orden establecido. 

En la nueva colección de publicaciones de Walter Riso, que podrás adquirir a continuación,  encontrarás muchas más reflexiones y sugerencias como estas. Adquiérelas, pues te permitirán fortalecer tu salud emocional. Se trata de un colección que contiene los siguientes productos en formatos digitales:

  • La novela “Amor, divina locura”.
  • El “Manifiesto para la liberación afectiva”
  • El documento “Los caminos del perdón”.
  • Mi más reciente obra: la “Guía práctica para descubrir el poder sanador de las emociones”.
  • La “Guía práctica para vencer la dependencia emocional”.

Esta nueva y selecta colección de obras, nació para dar respuesta a una solicitud común en sus mensajes y comentarios. Estas obras están escogidas  teniendo en cuenta su valioso contenido, su práctica aplicación y su sencilla comprensión; pautas y reflexiones que permitirán enrutar tu mente hacia la liberación emocional y afectiva

Conócelos a continuación y consulta más detalles sobre cada uno de ellos.