“No debo, pero quiero” La difícil lucha interior en contra de ser infiel

Redacción Editorial Phrònesis

No existe sociedad alguna donde el adulterio sea desconocido, ni método que lo haya extirpado de raíz: muerte vil, torturas, decapitación, castración, rechazo social, sanción moral, excomunión, hoguera, psicología y amputaciones, no han podido frenar a los aventureros y aventureras del amor oculto.

Según un estudio realizado en la Universidad de Kansas con un total de 475 personas evaluadas concluye que la infidelidad no es percibida de la misma manera por hombres y mujeres. Algunos puntos importantes de esta investigación arrojaron que los hombres distinguen la infidelidad basada en el acto sexual, mientras que en la mujer se percibe como la consecuencia de un deseo emocional.

Los tiempos definitivamente han cambiado y no sólo en muchos aspectos de la vida, mientras que en la década de los cincuenta los hombres infieles se demoraban once años en tener una amante y las mujeres catorce, hoy tardamos menos de la mitad del tiempo. Antes esperábamos la crisis de los cuarenta o el aburrimiento de los cincuenta para coquetearle al adulterio, hoy dejamos de ser fieles antes de los veinticinco años.

Con el pasar de los años que la realidad emocional que crea la infidelidad puede llegar a ser un un dolor intenso que provoca tristeza y desamor, se convierte en un estado crítico que algunas veces puede llegar a necesitar ayuda para poder ser superado.

Pero, en ocasiones puede que nuestros deseos se vean superados y lleguemos a herir a quien realmente nos ama, provocando así una ruptura emocional qué es difícil y conlleva a grandes consecuencias sentimentales. ¿Tendrán razón aquellos que afirman que somos monogámicos por vocación e infieles por naturaleza? ¿Quién no ha sentido alguna vez que el cuerpo tira para un lado y los juramentos van por el otro? Los que han vivido esa lucha interior saben a qué se refiere esto.

Entonces, ¿Qué es lo que queremos realmente en la vida? Pareciera que el ideal de muchos hombres y mujeres es tener una base afectivo-sexual segura y otra no tan permanente y complementaria, pero altamente excitante. No queremos renunciar a nada. La contradicción esencial que caracteriza a infinidad de personas en el mundo: queremos exclusividad, la demandamos, la exigimos, la buscamos, pero al mismo tiempo la violamos.

¿Le otorgamos complacencia a nuestros deseos? O simplemente, ¿mejoramos nuestra relación con la persona que estará siempre presente para nosotros? El proceso para reavivar la chispa es realmente complejo, pero sin duda, la clave se encuentra en la comunicación en pareja. Te presentamos ante ti una maravillosa oportunidad para acceder a todos los secretos esenciales para afrontar esos duros momentos de desamor: lleva la grandiosa colección de guías prácticas del psicólogo Walter Riso a un precio sin igual.

Logra darle freno al desamor y la dependencia emocional que suele aparecer y aprende a dar un nuevo comienzo. ¡Date esta oportunidad de nuevo y aprovecha esta fantástica oferta que te llenará de sabiduría en todo lo relacionado con el amor, las relaciones de pareja y el bienestar emocional!