La diferencia entre el temor y el respeto

Redacción Editorial Phrònesis

Es común ver cómo ciertas personas envían mensajes erróneos a través de sus comportamientos y despiertan emociones negativas debido a su método equivocado de comunicación con las demás personas.

Walter Riso nos trae un ejemplo claro para ilustrar esta situación:

“Lina es una médica famosa por su antipatía. No sólo regaña a las angustiadas mamás por sus ‘ilógicas’ preocupaciones frente a la salud de sus hijos, sino que incluso amonesta a los pequeños que van a su consultorio. Sonríe poco, es seca, habla duro y su tono de voz es áspero. Cuando está discutiendo con alguien, abre los ojos de manera amenazante, manotea, pierde fácilmente el control y no mide sus palabras. Los colegas reconocen que es una buena profesional, pero le temen a sus reacciones agresivas. Ella piensa que los más fuertes deben imponerse a los más débiles y que la gente torpe merece ser castigada. Su premisa es demoledora: ‘Yo soy más importante que tú: lo que pienses y sientas, no me interesa’.

Lina es una mujer agresiva. La creencia que rige su comportamiento es que sus derechos son más importantes que los derechos de otras personas. Su comportamiento infunde temor, más no respeto”. 

¿Se te hace familiar este comportamiento? ¿Conoces a alguien que se parezca a Lina? ¿Puedes ampliar el rango de gente agresiva que conoces y rodea tu vida? ¿Les tienes miedo?

Para tener sólidos argumentos que te permitan resolver estas incógnitas asertivamente, te recomendamos leer la más reciente colección de obras de los psicólogos Alberto Ferrer y Walter Riso. En ella encontrarás herramientas poderosas para mejorar la manera en que te comunicas en todos los aspectos de tu vida: afectivo, laboral, familiar y social en general. ⬇