¿Qué es la autoimagen y cómo potenciarla?



Con frecuencia, se confunden la autoimagen, la autoestima y el autoconcepto. Aunque guardan relación entre sí, no son iguales. La autoimagen es el primer escalón en la construcción de la autoestima y define cómo nos percibimos a nosotros mismos física e interiormente.

Es un hecho que una autoimagen negativa puede ser un obstáculo para el amor propio y el merecimiento, por ende, trabajar en una proyección bondadosa de quiénes somos es la mejor forma de anticiparse a problemas de autoestima en el futuro.

¿Por qué importa?

Como lo indica su nombre, el concepto autoimagen habla de la representación mental que una persona tiene de sí misma. Es la impresión que nos llevamos al vernos al espejo y notar cada pequeño detalle de quiénes somos por dentro y por fuera.

La autoimagen influye directamente en el autoconcepto y, luego, en la autoestima. Aunque no hay un consenso general respecto a las propiedades que integran la autoimagen, uno de los modelos más aceptados propone tres elementos y seis dimensiones:

Elementos de la autoimagen

  1. La forma en que una persona se percibe o piensa de sí misma.
  2. La manera en que alguien interpreta las percepciones de los demás (o lo que cree que piensan los demás) de sí misma.
  3. El modo en que a una persona le gustaría ser (su yo ideal).

Dimensiones de la autoimagen

  1. Dimensión física: cómo una persona evalúa su apariencia.
  2. Dimensión psicológica: cómo alguien evalúa su personalidad.
  3. Dimensión intelectual: cómo una persona evalúa su inteligencia.
  4. Dimensión de habilidades: cómo se autoevalúan las habilidades sociales y técnicas.
  5. Dimensión moral: cómo una persona evalúa sus valores y principios.
  6. Dimensión sexual: cómo siente una persona que se ajusta a las normas masculinas / femeninas de la sociedad.