La agresividad no te hace ganar respeto

Redacción Editorial Phrònesis

Como seres humanos, solemos adoptar la agresividad no solo como una forma de intimidación, sino como un medio erróneo para ganar respeto. Lo que es, realmente erróneo y nada plausible. Ese tipo de efectividad en las conductas agresivas dejémoselo a la naturaleza, allí es admirable ver cómo el más dominante es quien más intimida.

El respeto tiene muchas formas de ganarse un lugar dentro nuestras percepciones, a través de medios sutiles pero muy poderosos, como el conocimiento, la inteligencia, la amabilidad, la experiencia y las virtudes. De hecho, obligar el respeto o hacer que las personas lo sientan a las malas, producirá el efecto contrario.

Mira este ejemplo de agresividad con el que Walter Riso ilustra este punto en su “Guía práctica para no dejarse manipular y ser asertivo”. Analízalo y saca tus propias conclusiones:

Guía práctica para no dejarse manipular y ser asertivo – Walter Riso

Paso 3: Identificando la agresividad

Lina es una médica famosa por su antipatía. No sólo regaña a las angustiadas mamás por sus “ilógicas” preocupaciones frente a la salud de sus hijos, sino que incluso amonesta a los pequeños que van a su consultorio. Sonríe poco, es seca, habla duro y su tono de voz es áspero. 

Cuando está discutiendo con alguien, abre los ojos de manera amenazante, manotea, pierde fácilmente el control y no mide sus palabras. Los colegas reconocen que es una buena profesional, pero le temen a sus reacciones agresivas. 

Ella piensa que los más fuertes deben imponerse a los más débiles y que la gente torpe merece ser castigada. Su premisa es demoledora: “Yo soy más importante que tú: lo que pienses y sientas, no me interesa”. 

Lina es una mujer agresiva. La creencia que rige su comportamiento es que sus derechos son más importantes que los derechos de otras personasSu comportamiento infunde temor, más no respeto. 

Pág. 9

¿Te identificas con ella? ¿Puedes reconocer el rango de gente agresiva que conoces y rodea tu vida? ¿Les tienes miedo? Es importante saber cómo afrontar asertivamente a quienes desean imponerse sobre ti por medio de la agresividad y, más importante aún, no ser tú quien adopta este método con el fin de ganar respeto.