Esto le puede suceder a tu hijo si no fortaleces su inteligencia emocional

La inteligencia emocional es uno de los pilares de la educación efectiva que, lastimosamente, no ha recibido la suficiente atención por parte de los sistemas educativos tradicionales. 

Un ejemplo admirable de educación emocional es el que se imparte en Japón, donde se habla de la importancia del respeto, la disciplina y otros valores involucrados en una vida sana y de éxito. Sin embargo, en otras escuelas del mundo continúan priorizando una educación basada en el aprendizaje de materias lógicas y científicas.

Por lo anterior, el conocimiento y disposición de los padres es fundamental para el desarrollo de la inteligencia emocional en los niños. Después de todo, la primera escuela es siempre la familia. Como lo afirma la experta en psicología infantil Marcela Monte: “Los adultos somos los responsables del desarrollo integral de los niños”.

Una inteligencia emocional bien desarrollada es determinante para una vida plena y feliz. A continuación encontrarás 5 consejos para ayudar a tus hijos a desarrollar sus emociones y relacionarse asertivamente a lo largo de su vida. Estos están descritos en el Manual de instrucciones, el que no traen los niños de la licenciada Marcela Monte y harán parte de nuestro próximo seminario web, que se llevará a cabo el 23 y 30 de abril de 2017, y al que te podrás inscribir completamente gratis al final de este artículo o haciendo clic aquí.

1. Considera a tus hijos como individuos únicos.

No debes cambiar la esencia de los pequeños, sino estar alerta a aquellos rasgos temperamentales que pueden ocasionarles dificultades para lograr sus propias metas.

2. Enséñales a través de un lenguaje emocional.

Para que tus hijos logren manejar y transformar sus emociones utiliza palabras que enriquezcan su vocabulario emocional. Ayúdalos a que al responder a la pregunta ¿cómo te sientes?”, te respondan con frases que reflejen todo lo que están experimentando como “he estado agobiada hoy con tanta tarea”.

3. No los juzgues ni evalúes.

Nunca le digas a tus niños cómo deberían sentirse aunque no te gusten sus reacciones ante determinadas situaciones, mejor dales recursos para que logren transformar sus estados emocionales.

4. Nunca los iguales con algún familiar.

Los niños escuchan atentamente lo que dicen las personas importantes para ellos. Por esto ten cuidado al decirle a tu hijo que es igual a su tío, quien lleva una vida sedentaria y padece de obesidad, ya que él lo observará para seguir sus pasos.

5. Reconoce el dolor de tus hijos.

Si bien es difícil reconocer el dolor de los niños ya que, en algunas ocasiones, suelen manifestarlo a través de enojos con sus compañeros o su maestra del colegio, o con indiferencia afectiva.

Si quieres conocer más consejos y pasos para fortalecer la inteligencia emocional de tus pequeños, te recomendamos nuestro seminario virtual gratuito Manual de instrucciones, el que no traen los niños, a continuación podrás ver toda la información e inscribirte completamente gratis.