Estas son las 3 preguntas que NO debes hacerte cuando terminas una relación

Puede que hace solo unos días o unas horas creías tener a tu lado a la pareja perfecta y una relación con miras a futuro. Pero una vez se da la ruptura empiezas a llenar tu cabeza con preguntas como ¿qué pasó?, ¿cuándo se acabó el amor?, ¿tendrá a otra persona? ¿Qué voy a hacer?
 

Estas cuestiones y miles más rondan tu cabeza generando un ciclo de dolor y autocompadecimiento que te acompaña durante todo el día. Aunque algunas de ellas son normales luego de cualquier ruptura, hay otras que deben tratarse con más cuidado. 

El psicólogo y escritor Walter Riso nos trae algunas preguntas que por tu bienestar deberías evacuar con rapidez, antes de que te causen un mayor daño. 

¿Por qué no vi venir el desamor de mi pareja? 

Ten presente que a nadie se le acaba el amor de un día para otro, sin embargo, es posible que tu pareja haya ocultado muy bien sus sentimientos o que tú te hayas acostumbrado a su indiferencia. Si bien el desamor no siempre se detecta, reconocer el porqué se acabó resuelve aquel difícil acertijo produciéndote alivio y ayudándote a dar un paso gigante hacia la superación.

¿Hasta dónde soy culpable de lo que ocurrió?

Las rupturas que terminan con un “se me acabó el amor por tu culpa”, te martirizan con un constante “pude haberlo hecho mejor” o “todo es siempre mi culpa, si tal vez no fuera así”. Aquí es cuando debes preguntarte cuál es tu verdadera responsabilidad en toda la situación. 

Se suele pensar erróneamente que la culpa debe ser dividida en dos partes iguales, pero esto no es lo más justo en todos los casos. Como dice Walter Riso: “No es lógico ni sano aceptar una culpa o una responsabilidad que no te corresponde”. Así que a pesar de que tu pareja diga que “no diste la talla”, piensa cuánta responsabilidad tienes, asume tu parte de culpa y prepárate para seguir adelante.

¿Es posible que se arrepienta y quiera volver?

Ten en cuenta que el amor no se puede prender o apagar a voluntad, entonces si tu pareja te dejó porque ya no siente nada, ¿por qué guardas aún la esperanza de volver? Tal vez no todas las segundas oportunidades sean un fracaso, pero hay que probarlas para saber si en realidad funcionan. 

Si bien siempre existirá el deseo de volver con esa persona, no siempre es la mejor decisión. En el proceso de superar una relación de pareja es importante tener herramientas que lo faciliten.