¡Emociónate!

Redacción Editorial Phrònesis

Solemos admirar más a quienes logran contener sus emociones hasta constiparse que a aquellas personas que las expresan libremente. Nuestra niñez estuvo llena de restricciones que nos impedían expresar los sentimientos con libertad, como si lo exclusivamente humano fuera pensar más que sentir. Nos fascinan esas personas iguales a las plantas.

Si pretendemos enterrar todas las emociones, estaremos generando un desequilibrio mente-cuerpo. Las investigaciones psicológicas son claras en demostrar que el desconocimiento de los propios estados emocionales acorta la vida y predispone a todo tipo de enfermedades.

Como no estamos acostumbrados a hacer contacto con nuestras emociones hemos caído en un analfabetismo respecto a su gramática básica. No sabemos qué hacer con ellas, se las pasamos al vecino, al psicólogo o al cura. Ansiamos suprimirlas a como dé lugar o minimizarlas, qué más da si es el Rivotril o las esencias florales, lo que importa es mantenerlas enjauladas. Sin embargo, hay una realidad que debes enfrentar: la biología no puede censurarse por decreto. En el siguiente fragmento de la nueva “Guía práctica para descubrir el poder sanador de las emociones”, Walter Riso lo explica mejor:

Guía práctica para descubrir el poder sanador de las emociones – Walter Riso

No dejes que la mente racional sea un estorbo para tu crecimiento personal: ¡emociónate!

Nos da miedo acercarnos a las emociones, porque cuando se activan demasiado perdemos el control. Bucear más allá de la razón y descifrar los antiguos códigos genéticos que aún se mantienen limpios, nos atemoriza.

Como decía Krishnamurti: “En ti se reproduce la historia de toda la humanidad”. Solamente basta abrir el libro de la vida y leer en él.

Pero la cuestión no es tan sencilla, estamos más afuera que adentro. La confianza en uno mismo se ha trasladado a los amuletos, los astros, el cambio de gobierno o el destino. Nos movemos entre las promesas de los astrólogos y las reencarnaciones de un pasado difícil de indagar. Como en el cuento del borrachito, buscamos las llaves donde hay luz, aunque las hayamos perdido en otra parte. Analiza este caso y saca una conclusión.


Una de mis pacientes, muy motivada por el crecimiento espiritual, antes de salir para su trabajo comenzaba la siguiente secuencia de actividades de “crecimiento interior”: caminaba descalza un rato para absorber la energía de la tierra, colocaba un vaso con agua al sol antes de beberlo, meditaba veinte minutos con un mantra asignado por un director de la escuela de algún Maharishi, luego volvía a meditar otros diez minutos con un sonido cuántico sanador aprendido de otro maestro espiritual, ingería un desayuno ayurvédico, leía el horóscopo y se le entregaba con una oración al ángel de la guarda. Como resulta evidente, al comenzar su jornada laboral ya estaba agotada.


Pág. 9

No todas las emociones deben llevarse en nuestro “pack” de vida, aunque podemos aprender de cada una de ellas. Debes ejercitar tu manera de emocionarte para no generar sentimientos destructivos y altamente peligrosos. Por esta razón, Walter Riso ha querido consolidar una colección con obras de su autoría con el fin de mostrarte diferentes maneras de liberarte a nivel emocional y afectivo. En ella encontrarás:  

  • La novela “Amor, divina locura”.
  • El “Manifiesto para la liberación afectiva”
  • El documento “Los caminos del perdón”.
  • Su más reciente obra: la “Guía práctica para descubrir el poder sanador de las emociones”.
  • La “Guía práctica para vencer la dependencia emocional”.

Te invitamos a conocer los detalles de esta maravillosa compilación y aplicar todas las técnicas y consejos que allí consigno el Dr. Riso para tu aprovechamiento. ¡Comienza ahora!: ⬇