El estrés por la imagen corporal: cuando la belleza lo es todo

La preocupación por la imagen corporal constituye uno de los problemas más frecuentes en nuestra sociedad. La imagen corporal, entendida como la representación del aspecto físico que cada persona construye en su mente, no necesariamente tiene relación directa con la apariencia física. De hecho, personas con una apariencia física que se aleja de los cánones sociales de belleza, pueden sentirse bien con su imagen corporal, mientras que otras, que pueden acercarse a estos estándares, pueden tener dificultades para aceptar su apariencia. Así, las personas no se preocupan tanto por la forma de su cuerpo o por su belleza, sino por la imagen física que han construido para sí y por la impresión que creen que su apariencia genera en los demás.

El cuidado de la imagen corporal no es un asunto sólo de estética, sino también de salud:



Es una regla general que las personas con cuerpos sanos mantienen una mayor armonía en su presentación, se conservan vigorosos y activos, motivan una relación más positiva con su apariencia corporal, aman y aceptan su cuerpo como es, y proyectan una imagen más agradable a los demás.

A continuación, se presentan algunas ideas para mantener una relación armónica con el cuerpo y generar conductas de cuidado positivo de la autoimagen:

  • Focalízate más en admirar que en criticar.
  • Establece estrategias de cuidado de ti con relación a tu cuerpo.
  • Tienes mucho que aportar a la imagen física que proyectas.
  • Los estereotipos de belleza mercantilistas son ideales, poco realistas
  • Deja de compararte con otros.
  • La aceptación social no debe estar soportada en la imagen física.