El amor no tiene edad… Los enamorados si

Redacción Editorial Phronesis

En el campo de las relaciones sentimentales ni las matemáticas se salvan, si hablamos de diferencia de edad en el amor. Este, como muchos otros temas, al ser abordado, genera controversia, puntos a favor y en contra.

Según una investigación realizada en la Universidad de Emory en Atlanta, hay una diferencia de edad entre los contrayentes que garantiza el éxito de una relación. Los analistas, tras evaluar más de 3.000 casos, concluyeron que cuanto mayor es la diferencia de edad, más probabilidades hay de que el idilio no sea exitoso.

Los resultados del estudio revelaron que las parejas formadas por personas con edades muy alejadas tienen más probabilidades de experimentar conflictos de tipo vital. Las parejas con una diferencia de edad de cinco años tienen un 18% más de probabilidades de acabar mal que una pareja con la misma edad. Si hablamos de, por ejemplo, una diferencia de 10 años, la probabilidad de fracasar asciende a un 39%. Y con 20 años, hasta casi un 95%.

Aunque el flechazo amoroso no respeta años ni condición social, la convivencia en cambio sí lo hace, la cuestión es más compleja de lo que aparenta ser. En el amor, no sólo se juntan los cuerpos, también lo hacen las mentes, las creencias, las ganas de vivir y las ideologías.Si lo que buscas es una aventura, da lo mismo, pero si lo que quieres es una relación ‘seria’, es mejor que tus decisiones sean más razonadas. Recuerda que la brecha inicial de los años se ahonda a medida que transcurre el tiempo, y la diferencia, que es llevadera al comienzo, se hace más pesada a medida que los años van pasando. No porque no se pueda, sino porque es importante prepararse para ello. Por ejemplo, no es lo mismo una diferencia de veinte años cuando se es relativamente joven (por ejemplo, veinte y cuarenta) que a una edad mayor (cincuenta y setenta). Aunque sean numéricamente los mismos veinte años, las necesidades, las metas y la visión del mundo cambian. No es que sea imposible, pero no es fácil cuando uno se proyecta a mediano o largo plazo.

“Cuando existe una diferencia de edad importante entre los enamorados, la aproximación debe ser de ambas partes: acercarnos psicológica y afectivamente al otro, sin afectar nuestra esencia. El acoplamiento no sólo debe ser horizontal, sino también vertical, para encontrarse a mitad de camino: tus gustos, mis gustos y nuestros gustos. Esta “movilidad” hacia arriba o hacia abajo garantiza que ninguno se convierta en un polo fijo e inmutable alrededor del cual el otro deba girar.” Así lo expresa el psicólogo y escritor Walter Riso.

¿Podrás manejar la diferencia en intereses, gustos y demás? No pienses en lo que sientes ahora, porque el enamoramiento te hará ver todo color de rosa. Adelántate un poco e imagínate dentro de veinte años. Haz el ejercicio muchas veces, antes de tomar una decisión. Todo depende de cuáles son tus objetivos y la visión del mundo que manejas. 

Esto no quiere decir que todas las relaciones donde exista una amplía diferencia de edad no funcionen, de seguro hay muchas que han superado todas las adversidades que trae consigo los años.  Para esto es importante que te armes de herramientas para sobre llevar las dificultades en las relaciones, y no solo si estás con una persona mayor o menor, esto aplica para cualquier tipo de relación. Para esto te recomendamos especialmente las Guías prácticas de Walter Riso”, donde encontrarás prácticos consejos para crear un espacio reflexivo que te ayudará a desarrollar estrategias y esquemas tanto afectivos como cognitivos resistentes al “mal de amor”, y a dar respuesta a este tipo de situaciones y cuestionamientos.

Esta lectura será tu pasaporte para vivir una relación sana y de confianza con tu pareja.