DUELO AFECTIVO

“¿HASTA DÓNDE SOY CULPABLE DE LO QUE OCURRIÓ?”

Los psicólogos suelen decir que cuando una relación de pareja no funciona, la culpa es de ambos, ya sea por exceso o por defecto de cualquiera, pero los dos son responsables del fracaso. Desde mi punto de vista, esta afirmación necesita un matiz, ya que no todas las culpas se reparten igual. He conocido parejas donde atribuirle la culpa a los dos, además de difícil, sería injusto, ya que uno de los miembros resulta ser la víctima del otro.

 No es lógico ni sano aceptar una culpa o una responsabilidad que no te corresponde.

La pregunta: “¿Hasta dónde soy culpable de lo que ocurrió?”, responde con la mayor sinceridad que puedas y obra en consecuencia (repara el error, pide disculpas, asúmelo o déjalo pasar si no es importante), pero sin lastimarte inútilmente. De nada te sirve excusar el comportamiento del otro y magnificar tus “malos actos”.