Derechos y deberes en el amor

7 Redacción Editorial Phrònesis

Seamos justos, no podemos aspirar a una vida afectiva armoniosa, saludable y feliz si sólo uno de los miembros de la relación está satisfecho. Una pareja es un equipo que debe contemplar la importancia de sus integrantes en el mismo nivel de intensidad, relevancia y prioridad. Así, en el amor, cada derecho arrastra su contraparte. Al igual que una moneda de dos caras, cada uno de ellos lleva impreso una obligación, es decir, los temidos y bien ponderados deberes.

Walter Riso dice en en un fragmento de su “Guía práctica para no dejarse manipular y ser asertivo”:

Guía práctica para no dejarse manipular y ser asertivo – Walter Riso

Analiza esto y saca tus propias conclusiones:

Me ha llamado la atención cómo la mayoría de los pacientes que han logrado superar su falta de asertividad, generan una solidaridad natural, yo diría “de condición” con otras personas inasertivas y víctimas de abuso. Una especie de compasión y reconocimiento por el dolor ajeno, que fue inicialmente sentido en carne propia, los lleva a preocuparse por los demás: “Yo fui así y te comprendo: jamás me aprovecharía de ti”. Estas personas descubren (viven, sienten, perciben) la existencia de un principio ético natural, sencillo y universal: “No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan”.

El mejor complemento práctico del ejercicio del derecho, que te ayudará a no excederte cuando decides ser asertivo, está en la primera fórmula del deber de Kant: “Obra siempre de modo tal que la máxima de tu acción pueda ser erigida en norma universal”. Así de sencillo, así de complejo. Aplicado a la vida real sería como sigue: cuándo ejecuto una conducta de cualquier tipo, especialmente si los demás pueden verse afectados, debería detenerme un instante y pensar dos cosas: (a) “¿Cómo sería una sociedad regida por el principio que me guía a actuar?”, y (b) “¿Qué pasaría si todos actuaran como yo, sería mejor o peor?”. 

Cada vez que intentes ser asertivo piensa si esa conducta apartará a una sociedad más regresiva, cruel e injusta, o lo contrario. Y podrás tomar la decisión.

Pág. 38