Decir “no” también es una respuesta

Redacción Editorial Phrònesis

Es increíble lo complicado que resulta en ciertas ocasiones pronunciar esa pequeña palabra. Aunque existan miles de respuestas para cada pregunta, parece que el “no” es la más difícil de emitir, por lo menos para la mayoría de las personas.

La sumisión a largo plazo, no resulta agradable. No deberías someter a ninguna negociación tus principios ni dejar que los demás sobrepasen tus límites. Es importante manifestar tu esencia sin titubear, si deseas manifestar una oposición, eres totalmente libre de hacerlo; decir “no” es una respuesta tan válida como cualquier otra. Luego de ver el siguiente video, encontrarás como complemento algunas cosas que puedes hacer para evitar comportarte como no quieres.  

Puedes decir no, es tu derecho. Sería como pretender que todas las personas del mundo hicieran lo que tú quieres que hagan. Puedes encontrar algunos seres subyugados, pero tarde o temprano, alguien hará valer sus principios y ejercerá su derecho a decir no.

No hagas aquello que te hace sentir el mínimo hálito de incomodidad.  Quienes insisten en que un “no” rotundo es inconcebible como respuesta, probablemente pretenden aprovecharse de ti.

No traiciones tus valores. Pasar por encima de tus ideales o metas esenciales no es una opción. Sería irrespetar tus valores por cumplir los deseos de los demás.

Dale prioridad a tus necesidades. Es válido decir no si los demás pretenden anteponer sus necesidades a las tuyas.

No debes sentirte mal por decir no, por enésima vez,  la culpa por hacerlo es innecesaria, hay ciertas responsabilidades que eres libre de no adjudicarte.

No abuses, aprender a decir “no” significa también saber cuándo decirlo y no tomarlo como la única manera de asumir la vida. Evita tomarlo como un sistema de vida obstinado y sin sentido.

En la “Guía práctica para  no dejarse manipular y ser asertivo” de Walter Riso, encontrarás innumerables maneras de abordar este tema y, junto a otros títulos de su autoría, hallarás diferentes técnicas para llevar una vida emocionalmente plena y saludable. Comienza a emplear estas guías prácticas en tu modo de vivir, no te arrepentirás.