Cuando se cree que el amor todo lo puede

Redacción Editorial Phrònesis

Y justo cuando he decidido que “no más” aparece nuevamente en mi vida, con mil y una promesas, con flores y palabras que me hacen pensar… Me hacen pensar que podría volver a intentar estar con él, ese a quien siempre amé, ese hombre que es el padre de mis hijos, pero que si analizo bien, nunca valoró mi amor. 

Ahora solo logra confundirme con sus bonitas palabras…

Son tantas las cosas que vivimos y me obligan a analizar la posibilidad de volver a intentarlo, de perdonar todo el daño y todo el mal y, aunque fueron 5 los años que pasaron para que él pensara y reflexionara, mi amor por él sigue intacto ¡lo amo tanto!


Tomo un café… me siento en un sillón a revisar fotos y recuerdos, esos maravillosos momentos, aparecen pensamientos y las lágrimas caen lentamente por mis mejillas… y de repente reacciono y me digo: ¿Lo amas tanto en verdad? ¿Tanto más de lo que debes amarte tú misma? ¡Por Dios, estás loca! Tiro todo al piso, el café, las fotos… intento calmarme para pensar con mayor tranquilidad; lo único que logro entender y decirme mirándome al espejo es: ¡Sí, definitivamente estás loca! Mira el desequilibrio emocional que te acaba de causar ese hombre que burló tus sentimientos, ese, que fue infiel y llenó de mentiras su amor por ti, ese que no valoró su familia… No, no hay posibilidades, no debo volver con él.

Cuanta tristeza… No fue fácil superar su abandono, tampoco fue fácil salir adelante con mis hijos y hoy, un día en el cual estoy tranquila emocionalmente y disfrutando mi soledad, a él se le ocurre aparecer… ¡lloro! Es que no es fácil, es el hombre que amo, a mis hijos les encantaría tenerlo en casa de vuelta. ¡Lo voy a intentar! No creo que sea difícil, al fin y al cabo mi amor por él sigue intacto…


¡Alguien que por favor me ayude a resolver esta encrucijada!

CONCLUSIÓN: Si bien el amor es un bello sentimiento hay que tener presente que “el amor no todo lo puede”. No hay que caer en la teoría del “OMNI”, error que suele cometer gran parte de la humanidad, respecto del amor. Como bien dice el Dr. Walter Riso en su Guía práctica para no sufrir de amor“El amor no es omnipotente, para que pueda lograr todo y poder con todo”. Indica también el Dr. Riso: Una relación conflictiva siempre se rompe al final, explota en tu cara y no es sencillo recoger las piezas y ponerlas juntas de nuevo”.