Conoce los monstruos de la dependencia emocional

Si te identificas con estas preguntas o frases (o conoces a alguien que se las formula contínuamente) presta mucha atención porque puedes estar ante un caso de dependencia emocional. Este problema, que puede tener como consecuencia el fracaso de tu relación actual y de las futuras, se compone de varias conductas destructivas que afectan tu autoestima, tu relación de pareja y hasta tu salud. Es importante que identifiques a tiempo este problema y tomes medidas preventivas para los efectos tóxicos de esta conducta.

¿que esta haciendo mi pareja, cuando no está conmigo?
¡Cuidado! esto no es amor, esto es dependencia emocional, un estado de adicción hacía la pareja que no solo destruye la relación sino que además tiende a destruir la vida de quien lo padece, es un acto donde el amor propio, el autorrespeto, la dignidad, los principios y la esencia de uno mismo son ofrendados y regalados irracionalmente.
¿CON QUÍEN HABLA TANTO POR TELÉFONO?; ESTÁ EN LÍNEA EN EL WHATSAPP Y NO ESTÁ HABLANDO CONMIGO
Algunas personas desarrollan lo que podríamos llamar “amorofobia”. Una historia reiterada de fracasos afectivos que las llevan a pensar que nunca podrán hallar una pareja estable. Por el motivo que sea, las cosas se desbaratan y las relaciones no duran, se acaban intempestivamente y casi siempre sin tener claro el por qué. Y este es el primer aspecto que debes aclarar; “¿por qué?”.
¿POR QUÉ NO ME HA ESCRITO?, HACE UNA HORA QUE NO ME LLAMA, ¿QUÉ ESTARÁ PASANDO?
No puedes tener una relación plena y saludable si no hay una comunicación fluida. Ser franco y directo, obviamente con consideración y amabilidad, abre las compuertas de al un diálogo fecundo y honesto. No importa adonde conduzca, porque es preferible saber con qué se cuenta a vivir engañado.
NECESITO A MI PAREJA CERCA PARA ESTAR FELIZ Y SENTIR SEGURIDAD
El apego corrompe. Te arrastra, te hace negociar con tus principios y con tus códigos más sentidos. Cada vez que entregas derechos a cambio de amor, prostituyes ese amor. Lo compras o lo alquilas, lo degradas. Un amor sin límites es peligroso porque implica aceptar al otro “haga lo que haga”. ¿Sabes decir “no”, así sea de tanto en tanto? La incapacidad de oponerse es mortal para la estructura psicológica personal, te quita autorrespeto y barre con tu autoestima. Humillarte para que no te dejen, es perder dignidad, es vender el alma cambio de una aparente tranquilidad. El problema es que luego no podrás verte al espejo sin avergonzarte.

Cuando amas o accedes al amor que te dan, lo haces con toda tu humanidad a cuestas. Lo bueno y lo malo, la virtud y el vicio, lo oscuro y lo maravilloso que hay en ti. El idealismo afectivo no es un don, es un síntoma que te hará vivir frustrado las veinticuatro horas. Si andas por la estratósfera, bájate de las nubes, aterriza en algún corazón que valga la pena y en algún cuerpo que te cobije y arrope.