Cómo salvar a un amor que agoniza

Redacción Editorial Phrònesis

El amor tiene tantos enemigos como soporte su firmeza, si es capaz de sobrevivir a ellos, se fortalecerá en cada latido. Si sucumbe ante ellos, el mérito será para el poder de los adversarios. 

Mantener al amor con vida, no depende solo de la resistencia de sus cimientos, hay enemigos que pueden derribar hasta la más estable relación de pareja. La clave es evitar que aparezcan y se apoderen de la vida afectiva. 

Dentro de sus guías prácticasWalter Riso habla de dos amenazas letales que deben evitarse para mantener al amor latiendo con vigor:

La indiferencia

Es la muerte lenta del amor, un enemigo despiadado. El desinterés por el otro desvincula e incapacita. El amor expira en la reiterada mirada ausente, en la caricia que no llega. Casi siempre, la indiferencia de la otra persona causa tanto o más dolor que una agresión física, solo que esta deja moretones y magulladuras en el interior de quien la padece. Por supuesto, no hay justificación para ningún tipo de maltrato, menos contra la persona amada. Cuando existe, entonces no hay amor. 

La decepción

Es la muerte súbita del amor,  la mezcla de asombro negativo y desilusión. Algunos desengaños son esenciales y destruyen toda forma de admiración, que es una de las puertas de entrada al amor. Es imposible amar a quien no se admira, al menos para nosotros que no somos iluminados ni santos. Se puede admirar sin amar, es verdad, pero lo opuesto sólo se concibe desde la enfermedad.

Encuentra útiles técnicas que te ayudarán a evitar estos dos grandes enemigos del amor en las guías prácticas del psicólogo y escritor Walter Riso. Descárgalas en tu celular o tablet y llévalas contigo siempre, gracias a su lectura compartida, encontrarás el mejor camino para disfrutar de una vida emocional y afectiva plena y saludable.