Cómo recuperarse después de una relación tóxica

Redacción Editorial Phrònesis

Una de las sensaciones más frustrantes que puede experimentarse a nivel emocional es el momento de dar por terminada una relación; sobre todo, cuando las expectativas que se tenían al iniciar un amor de pareja, se han roto con creces.

No es fácil presenciar a esa persona que despertó sentimientos placenteros y reconfortantes, convertida en alguien que “sacó las garras”, llenó el vínculo afectivo de actitudes negativas y sensaciones incómodas extremadamente dañinas para la relación. En otras palabras, tienes que huir antes de morir emocionalmente por un amor tóxico. 

¿Que viene después de semejante experiencia? ¿Cómo superar los estragos causados por esa casi letal dosis de veneno afectivo?

Primero, debes aclarar tu mente distorsionada y disfrutar de la libertad, recordar sus dulces mieles, llenarte las manos de esa indescriptible sensación que produce tener el control de ti mismo. Ahora que dejaste de pretender que nada estaba sucediendo puedes limpiarte de críticas destructivas y abrir los caminos que antes estaban cerrados. Es hora de apoderarte de tu opinión, darte el valor que te mereces y recobrar la dignidad.

Tuviste el valor de alejarte de esa relación intoxicante y eso merece un premio. Dedícate tiempo, prioriza tus preferencias reales (no las que la otra persona pretendía imponerte) y, sobre todo, aprende a lidiar con el síndrome de la abstinencia: mantén una voluntad firme para que, si esa persona tóxica vuelve a ti buscando una “segunda parte” en la relación, seas capaz de rechazar con vehemencia y sin dar marcha atrás esa carga extra que no te pertenece. 

El mundo no se acaba al terminar con ese amor venenoso, al contrario, comienza un universo de posibilidades que debes conocer en libertad, con la plena consciencia de lo que quieres, lo que te sirve y te hace crecer. El amor vendrá por sí mismo en su momento, de manera natural.

Seguramente, cuando vuelva  a tocar a tu puerta, tendrás la fuerza emocional para saber la diferencia entre un logro doméstico o un relleno matutino y una relación en pareja armoniosa y enriquecedora, donde se realicen los deseos individuales y en pareja, de encuentren satisfactoriamente bajo el polo de la excitación y se exalte en ambos la mirada pícara y el deseo cuando, simple y llanamente, se llenen al tenerse entre brazos y puedan brindarse una relación afectiva gratificante y recíproca.

Pensando en esto, Walter Riso te muestra en sus guías prácticas, diferentes maneras de “desintoxicarte” emocionalmente, fortalecer tu autoestima y afrontar la vida con asertividad. En cada párrafo accederás a valiosas enseñanzas, de gran utilidad y fáciles de implementar. Conócelas detalladamente aquí: ?