Cómo evitar que el amor se convierta en sufrimiento

Redacción Editorial Phrònesis

Muchos ven al amor y al sufrimiento siempre juntos, tomados de la mano, tal vez porque la mayoría de sus experiencias afectivas se han basado en el padecimiento y el sometimiento junto a su pareja, además echar al profundo pozo del olvido al respeto y al amor propios.

Esta es una equivocación tan grave como común. El amor, el que se vive a plenitud y saludablemente, no debe convertirse en sufrimiento. Hoy te traemos 6 filosofías que deberías adoptar si no quieres pasarla mal en una relación amorosa.

1. El amor no es absoluto.

Debes olvidarte del amor perfecto. Cuando amas a alguien, es normal la presencia de imperfecciones. Si te empeñas en conseguir el amor perfecto desperdiciarás tu tiempo y, además, conocerás el verdadero significado de la frustración. Hay que acercarse al amor sin prejuicios ni estándares fantasiosos. Es la única manera de disfrutar plenamente del amor y quitarle el tiquete de entrada al sufrimiento. 

2. Al amar ganas y pierdes.

En la vida real, la felicidad no está presente constantemente. Igual sucede en el amor: cuando es real, debes prepararte para degustar sus amarguras.  Si piensas que el amor significa felicidad eterna, el sufrimiento va a estar a tu lado todo el tiempo.

3. El amor puede acabarse.

El punto anterior y este van muy unidos. Si te esfuerzas demasiado para hacer del amor un cuento de hadas, más probabilidades tienes de acabar mal. Debes aprender a disfrutar el presente, el ahora. Si un día el amor se acaba, confía en tu fuerza interior. Podrá doler mucho, nadie dice que no, pero nunca va a ser tan importante como para ser insuperable. 

4.La exclusividad en el amor, no existe.

Aquí viene la pregunta del millón de dólares: ¿Es posible amar a más de una persona al mismo tiempo? Parece que los enamoramientos no son lineales, a veces se solapan. Muchos relatos clínicos muestran cómo las personas sostienen idilios mentales platónicos sin dejar de querer al cónyuge por ello.

5. Sí, el amor tiene límites.

Si esperamos recibir amor incondicional de nuestra pareja, adivina qué: ¡vas a sufrir! Cada persona es un mundo distinto en creencias, ideologías, costumbres y pensamientos. Hay un umbral diferente de lo que están dispuestas a aguantar por amor. Recuerda muy bien esta palabra: aceptación. No pretendas exigirle al otro más de lo que quiere y dispone darte. Tu concepto de amor es diferente al de él o ella.

6. Bájate de la nube.

Más allá de sentirlo en las entrañas, el amor debe pensarse. El sólo hecho de enamorarse no significa felicidad. Hay que construirlo y reinventarlo en diversas ocasiones, tu imaginación e inteligencia son el límite. Acepta la realidad: el amor perfecto y eterno no existe, no es real.

¡No sufras más por amor! Es hora de enfrentar tu existencia con sabiduría y asertividad. Deja de echarle la culpa al amor por todo el daño y sufrimiento que has recibido en tus relaciones afectivas. Si dejas a estos seis pensamientos regir tu vida emocional de ahora en adelante, verás cuán placentera es la experiencia de amar sin que te duela. Hallarás mucho más acerca de este interesante tema en la “Guía práctica para no sufrir de amor” de Walter Riso. Sigue bajando y conócela detalladamente.