¿Cómo es el “post-sexo” ideal?

Redacción Editorial Phrònesis

Para los aventureros sexuales, reinventar el placer dentro y fuera de la cama, es sumamente importante lo que tiene lugar después del sexo. No solo se trata de llegar al acto sexual como la cumbre indiscutible de una serie de preliminares cuidadosamente ejecutados; el tope del éxtasis, la meta máxima del placer, sino de alcanzar la auténtica consumación de los sentidos, la verdadera esencia de la desnudez post-coital. 

La importancia del placer físico en una relación es incuestionable, pero hay que admitir que sin conexiones que permitan experimentar un estado de satisfacción permanente, la cumbre del placer quedará desolada indefinidamente. 

Por eso queremos compartir contigo esos comportamientos en pareja que, según los expertos, permiten afianzar aún más el amor luego del acto sexual. Para vivirlos, debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

Aprende a leer la piel de tu pareja

El psicólogo de la Universidad DePauw, Matthew Hertenstein, llevó a cabo un estudio que determinó un 78% de acierto para quienes comunicaron sus emociones a través del contacto físico.

En un ambiente donde predomina el amor y la confianza, el cómo somos tocados intensifica su cualidad positiva a partir del quién nos toca. 


Las parejas que se aman lo saben y por eso intercambian caricias y roces después del sexo, ya no con el objetivo de un nuevo encuentro sexual sino con el fin de hacer que el otro sienta, piel con piel, la propia felicidad, gratitud y alegría.

Como en todas las experiencias sensoriales, en el tacto no influye solo la noción objetiva de lo que sucede sino, también, la valoración subjetiva. 

Habla el lenguaje de las miradas

El poder del intercambio visual ha sido estudiado en más de una ocasión. En 1989, investigadores de la Universidad de Clark hallaron que inducir a un par de extraños a un intercambio mutuo de miradas durante dos minutos tenía el efecto de acrecentar sentimientos de amor apasionado, disposición al amor o atracción. 

Mirar directo a los ojos a quien amamos en una actitud franca y serena es, en cualquier contexto, una forma de navegar en sus sentimientos y manifestar los propios, a veces de manera tan inexplicablemente perfecta que no hace falta pronunciar palabra alguna. Pero hacerlo justo después de haber compartido el placer del cuerpo encierra cierta magia, pues la noción de desnudez parece trasladarse de la piel a la mirada y aquello resulta en un desnudo distinto, un desabrigo mental que no da frío.

Aprende a hablar el mismo lenguaje afectivo con tu pareja

Para dos personas que se aman, las sábanas, lejos de perder importancia después del sexo, se convierten en el refugio perfecto para la confesión de secretos y emociones intensas que, a menudo, desbordan la capacidad de las palabras.

Más allá de los te amo que suelen deslizarse por los bordes de la cama, el intercambio de ideas y pensamientos que se da justo después del encuentro sexual se desenvuelve sobre un hilo de emociones de tal magnitud que la pareja comúnmente se descubre develando sueños, miedos, angustias y esperanzas con una libertad absoluta. La plenitud que el sexo en soledad no alcanza, pero el amor sí conquista.

Luego de saber esto, ¿consideras importante guardar algunas energías afectivas para el “después de? 

En el amor se vale utilizar todas las armas que consideres necesarias para alcanzar una salud emocional verdadera que abarque todos los aspectos de la relación. Cuantas más herramientas tengas para vivir el amor a plenitud, menor será la distancia entre la felicidad y tú. Por tal razón, creamos junto a Walter Riso la colección “Cómo construir una relación de pareja saludable” con 4 de sus más poderosas y entretenidas obras. 

Conoce los detalles de cada contenido a continuación y descárgalas en tus dispositivos móviles para que siempre te acompañen.