Cómo crear una confianza a prueba de todo en pareja

Redacción Editorial Phrònesis

Pocas infamias alcanzan el mismo nivel destructivo de las traiciones amorosas. No importa su duración o intensidad, en cualquier caso, dejan un rastro de enormes estragos psicológicos a su paso.

Tener un o una amante por un período de tiempo extenso, necesita de un plan fríamente calculado e incrementa gradualmente la gravedad de la traición hasta el punto de generar situaciones incontrolables. La cuestión cambia cuando se presentan las aventuras casuales, no por tener una justificación, sino por la naturaleza misma de la situación.   

Walter Riso habla en su colección sobre la infidelidad -que podrás consultar detalladamente al final de esta página- del doloroso e incómodo momento en el que se descubre a la persona amada protagonizando una infidelidad y cómo afecta negativamente a los seres queridos que rodean al afectado. 

La infidelidad es una de las principales causas de separación y de violencia intrafamiliar. Si tenemos en cuenta que la duración promedio de una relación de amantes fluctúa entre uno o dos años, es fácil imaginar los desastres, las desventuras y los demandes que pueden ocurrir en tanto tiempo. No hay cuerpo que lo resista, ni frente que lo soporte.

Aunque el infiel también sufre (culpa, miedo, reproches, inseguridad), la víctima del engaño lo hace mucho más.


Cuando se descubre la traición, aparece un enredo emocional difícil de precisar
: depresión, resentimiento, ira, hostilidad, ansiedad, decepción, venganza, envidia, soledad, aislamiento, frustración y una baja fulminante en la autoestima. 

 “La infidelidad, aunque no se vea, siempre se siente’. Hay una sospecha encubierta: “Algo anda mal'”.

Walter Riso.

Pero el efecto más impactante de la infidelidad es la ruptura de la confianza. El asombro de la mentira inesperada: “Ya no sé si podré confiar nuevamente en ti” o “¿Cómo fuiste capaz de herirme así?”

La certeza de estar con alguien confiable es fundamental para establecer cualquier vínculo interpersonal saludable. Para poder entregarnos verdaderamente y construir una buena relación de pareja, los humanos necesitamos un entorno emocional seguro. Si no obtenemos esta garantía primaria, el amor comienza a patinar. 

A esta sensación de sosiego y tranquilidad afectiva la llamamos ‘confianza básica’ y sólo se puede alcanzar cuando se cumplen estos cuatro criterios fundamentales:

  • ‘Estarás ahí cuando te necesite’.
  • ‘Me protegerás cuando sea necesario hacerlo’.
  • ‘Serás sincero en lo fundamental’.
  • ‘Nunca, en ninguna circunstancia, me harás daño intencional’.

Un compromiso de lealtad afectiva gira alrededor de estos cuatro elementos, los cuales suelen ser tácticos, no negociables y ni siquiera discutibles.Cuatro ‘sí’, en vez de uno. Cuando alguno de ellos no se cumple, estamos “durmiendo con el enemigo”.

Si la convicción y la seguridad de poder contar con el otro dejan de existir, el amor se vuelve insostenible.

La infidelidad es un tema que atañe a todo aquel susceptible de amar, por eso hay que estar preparado para enfrentar este nefasto flagelo afectivo. Walter Riso muestra diferentes técnicas y herramientas que te ayudarán en este propósito en su colección “Aprende a prevenir, afrontar o superar la ruptura causada por infidelidad”. Gracias a la aplicación de sus enseñanzas podrás fortalecer el vínculo afectivo con tu pareja y hacer que la relación crezca. 

Encuentra más detalles a continuación: