Características de las personas con excesiva preocupación por su imagen corporal



Las personas que presentan una excesiva preocupación por la imagen corporal, así no cumplan con todos los criterios para configurar un trastorno dismórfico corporal, cumplen con las siguientes características:

  • Preocupación excesiva por la percepción que los demás pueden tener de su imagen física, con pensamientos recurrentes de ser criticada o rechazada por ello.
  • Distorsión de la imagen corporal, resaltando o sobrevalorando los defectos percibidos, y minimizando o subvalorando las cualidades corporales existentes.
  • Focalización en los defectos físicos percibidos (reales o imaginarios), lo que lleva a percibirse como inadecuadas en su apariencia corporal.
  • Desarrollo de estrategias obsesivas para ocultar, compensar o intentar minimizar los defectos físicos percibidos en sí mismas.
  • Dedicación excesiva al cuidado de la imagen corporal, con cargas exageradas de ejercicio físico, seguimiento de dietas rígidas, perfeccionismo en la forma de vestir y alta dedicación a las sesiones de maquillaje, peinados y cuidado de la imagen.
  • Alta susceptibilidad y poca tolerancia a la crítica social remitida a la imagen corporal.
  • Tendencia a compararse con otras personas, tanto cercanas como de la farándula, en lo referente a la imagen corporal.
  • Necesidad de responder a estándares de belleza tanto corporales como de presentación personal (moda), para no desentonar en el contexto.