Aprende a defender tus derechos sin lastimar a nadie

Redacción Editorial Phrònesis

La clave de la asertividad está en establecer un punto medio entre el que se arrodilla y el que aplasta al otro. Implica la defensa de tus derechos sin pasar por encima de los demás.
Para entender con mayor claridad este punto, escucha una breve explicación directamente en las palabras de Walter Riso:  

Teniendo en cuenta lo anterior, podemos hablar de cuatro pensamientos típicos que caracterizan a las personas sumisas:

  • “Los derechos de los demás son más importantes que los míos”.
  • “No debo herir los sentimientos de los demás ni ofenderlos, así yo tenga la razón y me perjudique”.
  • “Si expreso mis opiniones seré criticado o rechazado”.
  • “No sé qué decir ni cómo decirlo. No soy hábil para expresar mis emociones”.

Con esta manera de pensar es apenas natural que sientan miedo y ansiedad social, así como rabia con ellos mismos debido a su incapacidad y culpa, además de sentimientos de minusvalía: “No sirvo para nada” o “soy un inútil”, mismos que los llevan a la depresión.

El miedo a hacer el ridículo hace que se comporten de manera poco expresiva y apocada, con bloqueos frecuentes, circunloquios y rodeos. Y como consecuencia de todo esto, la gente no los respeta.

Este es un factor determinante para el éxito o fracaso de las relaciones interpersonales, así como de la comunicación al interior de los vínculos afectivos de pareja. De esta manera, nace la idea de reunir cuatro útiles obras que contienen herramientas precisas para identificar, abordar, prevenir y corregir las causas de las fallas y para fortalecer la comunicación en la pareja gracias al diálogo asertivo.

La colección está compuesta por los siguientes productos, en formato digital:

  • El documento “Comunicación en pareja”, escrito por el psicólogo Alberto Ferrer B.
  • La “Guía práctica para no dejarse manipular y ser asertivo”, de mi autoría.
  • Mi más reciente obra: la “Guía práctica para descubrir el poder sanador de las emociones”.
  • Mi novela “Amor, divina locura”.

Encuentra más detalles de cada título aquí: ⬇