Aprende a aceptar la pérdida de “lo que podría haber sido y no fue”

Redacción Editorial Phrònesis

El trasfondo último de todo apego afectivo, igual que la inmadurez emocional, es la ilusión de permanencia.

Jalil Gibran dice en una de sus sabias frases algo que te ayudará a reflexionar al respecto. Vendría bien que la anotaras en un lugar visible para que la leas de de vez en cuando como un elogio a la inestabilidad:

El género humano es como un poema

escrito en la superficie de un arroyo.

Para entender mejor el significado de este mensaje, lee el siguiente fragmento de una de las guías prácticas de Walter Riso:

Guía práctica para vencer la dependencia emocional – Walter Riso

Paso 5. Identifica tu ilusión de permanencia

Todo pasa, todo transcurre, no importan las objeciones que tengas ni las rabietas que hagas. Habitamos la incertidumbre y tenemos que improvisar para sobrevivir: somos seres móviles tratando de adaptarse a escenarios abiertos que nunca se resuelven definitivamente.

No niego la importancia de la planeación, sino que debemos ser flexibles y no pegarnos ciegamente a nada: las cosas que tienes, las personas que amas desaparecerán un día. Nada es tuyo, la vida te lo alquila, te lo presta para que disfrutes mientras lo tienes. Vista así, la existencia asusta. Un refrán popular afirma, a manera de consuelo, una de las ventajas de la impermanencia y la mutación constante de las cosas: “No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista”.

La ilusión de permanencia o impermanencia (anicca, en pali) es quizás el factor principal que nos impide “abdicar sanamente” de los apegos. Aceptar la impermanencia te permite decir: “Se acabó” o “Se fue”, sin tratar de recuperar lo irrecuperable.  Es hacerle el “duelo a una relación” cuando el  goce se desvanece o concluye; es la sabiduría de la extinción.

¿Cuántas veces has querido traer de regreso a alguien que ya no vendrá? ¿Cuántas veces  te has quedado en “lo que podría haber sido y no fue”, en vez de aceptar la pérdida? No existen puntos medios para un desapego bien procesado: hay que dejar ir lo que se ha perdido, dejarlo morir.

El Sutra del Diamante nos enseña la siguiente idea del espejismo de la permanencia. Anótalo también y léelo de tanto en tanto:

Así debéis considerar  todo lo de este mundo efímero:

Una estrella al amanecer, una burbuja en un arroyo;

Un relámpago en una nube de verano;

Una llama vacilante, una sombra y un sueño.

Pág. 16

Walter Riso reunió 4 de sus títulos con el fin de mostrarte herramientas con las cuales consigas vivir el amor de manera plena y saludable. Verás una variada compilación de historias, testimonios reales, analogías y experiencias que te permitirán acercarte a este complejo pero fascinante sentimiento. Aquí podrás leer:

  • La novela “Amor divina locura”.
  • El audio-libro “Hablemos de amor con Walter Riso”.
  • El video-conversatorio “El amor, desde el punto de vista juvenil”.
  • Su más reciente documento, “Manifiesto para la liberación afectiva”.

Disfruta este valioso contenido. Encontrarás argumentos variados, novedosos y amenos que enriquecerán tu salud emocional. Conócelos aquí. ↓