Aleja tu mente del futuro

Redacción Editorial Phrònesis

¿Te has dado cuenta que te fijas más en el resultado que en el proceso en sí? Cuantas cosas bellas y hermosas hemos perdido en el camino por andar pensando ansiosamente en un utópico futuro. No darle demasiada importancia a los resultados implica tener sabiduría para esperar y felicidad con lo que existe en el presente, deberíamos aprender a contemplar todo lo que la vida nos puede regalar en los pequeños detalles que ella misma nos ofrece, revisa el siguiente aparte:

Paso 7: Alejar la mente del futuro: No darle demasiada importancia a los resultados

Es indudable que los resultados son importantes en un sinnúmero de situaciones de la vida y que siempre estarán presentes en nuestras acciones. Es muy difícil prescindir de ellos, incluso los santos están pendientes de alcanzar a Dios. Pero una cosa es aceptar su participación relativa y otra muy distinta ser esclavo de las consecuencias. Más aún, existen momentos donde las expectativas frente al desenlace de los acontecimientos, paradójicamente, producen un efecto negativo. Si se le dice a un niño que está jugando tranquilamente con sus aviones que “cuáles son los buenos y los malos” o que “quién va ganando”, se le está sugiriendo una modalidad distinta de entretenimiento: ganadores y perdedores. Al cabo de los días, el niño transforma el “volar por volar” en “carrera de aviones”. Descubre que el placer puede estar en ganar y que además puede ser ganador absoluto cada vez que quiera.

Un pensamiento de Lao Tse para que pienses al respecto:

“La persona más sabia confía en el proceso.

Sin tratar de controlar toma todo como se presenta.

No vive para lograr poseer sino simplemente para ser

todo lo que puede ser en armonía con el Tao”.

Para la gente que le interesa demasiado el prestigio, el poder y la posición (los ambiciosos excesivos), filosofar, curiosear, experimentar no tiene mucho sentido. Les impacta mucho más un camión de carga que un atardecer en la selva, y sin dudas, muchísimo más, la caída de la bolsa de Nueva York que la del muro de Berlín. 

Pág. 9