Adictos al enamoramiento: “Eres mi droga favorita”

Redacción Editorial Phrònesis

Aunque para muchos sea difícil admitirlo, el enamoramiento tiene una conducta increíblemente similar a una adicción. Para otros, esto podría explicar muchas cosas: la necesidad constante de querer más, el deseo insaciable hacia la otra persona, la ansiedad cuando el ser “amado” se aleja y muchos otros comportamientos que, posiblemente, hayas sentido alguna vez con esa sensación inexplicable de no poderlas controlar.

En este fragmento del “Manifiesto para la liberación afectiva”Walter Riso ilustra cómo “la droga del enamoramiento” podría afectar nuestra manera de proceder en el amor: 

Manifiesto para la liberación afectiva | Walter Riso


Si le quitamos su halo de trascendencia y lo aterrizamos en la bioquímica, veremos que el enamoramiento, según algunos estudiosos en el tema, es muy similar a algunas enfermedades mentales, como por ejemplo, la manía, la hipomanía, el trastorno obsesivo compulsivo, los trastornos de control de impulso, la drogodependencia, entre otras. En todas ellas, un caldo biológico de sustancias activan circuitos fisiológicos de recompensa y áreas cerebrales relacionadas con la motivación.

Algunos de los neurotransmisores responsables de la sensación de energía, euforia y persistencia conductual que comparten los enamorados frenéticos y algunos sujetos que muestran alteraciones psicológicas son:

  • Dopamina
  • Feniletilamina
  • Norepinefrina

Quizás llegue el momento en que el “día del amor y la amistad” o el “Día de San Valentín”, pase a llamarse “día de la dopamina”, en honor a ese compuesto que tanto placer y gratificación produce. Y lo más interesante: no hay que comprarlo, lo tenemos incorporado.

Que el enamoramiento funciona como una droga intrínseca es cada día más aceptado, en tanto que crea dependencia (sensación de que no somos capaces de vivir sin él, cuando nos impacta), tolerancia (nos sentimos insatisfechos y queremos siempre más) y abstinencia (si se acaba, el organismo se desorganiza y sufre a mares). Pero la biología es muy inteligente y no deja que nos aficionemos demasiado, ya que el cerebro, después de cierto tiempo, se dañaría por la elevada estimulación. Así que el enamoramiento tiene un tiempo limitado (aunque reconozco que en ciertos casos parece haber excepciones en algunos individuos). Las investigaciones hechas en diversas culturas coinciden: su fase activa dura de 18 a 30 meses. No es que pasemos del éxtasis a la depresión, sino que la locura se modera y se acomoda a una realidad menos vertiginosa: la montaña rusa se endereza y baja de velocidad.

Este descenso en el ímpetu emocional no siempre es bien tomado por los usuarios del amor y a muchos les produce una profunda decepción detectar que la “droga” ya no está presente. Es allí cuando salen a buscar nuevas dosis: se los conoce como los “enamorados del amor”, o mejor sería llamarlos: adictos al amor, a la pasión, a las sensaciones que genera el romance encendido. En estos casos las distintas conquistas solo son una excusa, un medio para producir los compuestos químicos requeridos por el organismo.

Pág. 12

¿Podría ser angustiante? Por supuesto; si te dejas dominar por esta adicción, las consecuencias no pueden ser buenas. Sin embargo, siempre hay una forma de contrarrestar este tipo de “males”. Por esa razón, Walter Riso reunió cuatro de sus títulos en una colección especializada en liberación afectiva y emocional. Este poderoso compilado contiene:

  • La novela “Amor, divina locura”.
  • El “Manifiesto para la liberación afectiva”
  • El documento “Los caminos del perdón”.
  • Su más reciente obra: la “Guía práctica para descubrir el poder sanador de las emociones”.
  • La “Guía práctica para vencer la dependencia emocional”.

A medida que vayas leyendo cada obra, encontrarás más argumentos para emancipar tu vida adecuadamente de emociones y sentimientos negativos que sobre-viven obsesionados con el pasado, inseguros y ansiosos por el futuro, inestables en el presente. Conoce los detalles de esta maravillosa compilación aquí: ⬇