10 premisas liberadoras que te ayudarán a aceptar tu propia imperfección

Para aceptar tu propia imperfección, es necesario poner los pies sobre la tierra, aceptar la realidad y entender que “hagas lo que hagas, a la mitad de la gente no le va a gustar”. Estas 10 premisas son:

  1. Maltratarte porque no eres como “deberías ser” es acabar con tu potencial humano.
  2. No te compares con nadie: la principal referencia eres tú mismo.
  3. Las personas normales dudan y se contradicen: las “creencias inamovibles” son un invento de las mentes rígidas.
  4. Desinhibirse es salud: no hagas de la represión emocional una forma de vida.
  5. La realización personal no está en ser “el mejor”, sino en disfrutar plenamente de lo que haces.
  6. Reconoce tus cualidades sin vergüenza: menospreciarte no es una virtud.
  7. La culpa es una cadena que te ata al pasado: ¡córtala!
  8. No te obsesiones por el futuro: ocúpate de él, pero no dejes que te arrastre.
  9. Someterte al “qué dirán” es una forma de esclavitud socialmente aceptada.
  10. Permítete estar triste de vez en cuando: la euforia perpetua no existe.

Si quieres profundizar un poco más, esto te puede interesar ⬇️⬇️