10 frases de Walter Riso que cambiarán tu concepto acerca de la fidelidad

Redacción Editorial Phrònesis

En ciertas ocasiones el amor parece procesarse en paralelo, y pese a la exigencia determinante de la otra parte a ser el único, el diablillo afectivo juega su mala pasada. El amor se divide y abre una nueva sucursal; el psicólogo y escritor Walter Riso en su “Guía práctica para afrontar la infidelidad de la pareja”, aborda ampliamente el tema de la infidelidad, a continuación compartimos con ustedes algunas de sus frases, para que reflexiones con cada una de ellas: 

“Para mí, la fidelidad es una combinación de autocontrol y principios y no, como han querido hacernos creer algunos moralistas, ausencia de deseos y sentimientos. La fidelidad no es otra cosa que saber anticipar y evitar.”

“Mucha gente no busca la aventura, la encuentra y sucumbe. No están preparados para enfrentarla porque nunca imaginaron que les podría pasar a ellos.”

“Para ser infiel sólo se necesita bastante deseo y poco autocontrol.”

“El amor es condición necesaria, pero no suficiente para ser fiel. La fidelidad también es una decisión. Un acto de la voluntad que exige atención despierta y capacidad de discriminación para mantenerse alejado de lo que teóricamente no queremos hacer.”

“La exclusividad afectiva es una determinación personal, más que un acto de conminación.”

“La insatisfacción es la prima hermana de la infidelidad.”

“La evidencia disponible muestra que la fidelidad no significa imposibilidad de amar a dos personas al tiempo.”

“Si el deseo es mantenerse fiel a la pareja, hay que trabajar en ello desde el amor.”

“La exclusividad con su pareja es una decisión, más que una imposición. “Piense qué quiere”.”

“En las buenas parejas no cabe la infidelidad. No hay traición sino transparencia. Las relaciones que practican una fidelidad sana (es decir, no basada en el miedo, la obligación irracional o el sacrificio irresponsable) poseen la capacidad de flexibilizar el vínculo para adaptarse mejor a lo inesperado.”

“Cuando ya estamos con el amante hasta el cuello, es más fácil sacar un apéndice sin anestesia que eliminar la pasión. No llegamos a la fidelidad dejando de ser infieles, sino fortaleciendo los aspectos que nos mantienen unidos a la pareja.”